Policías acostados para diagnosticar apendicitis

Los obstáculos artificiales que se colocan en las calles para limitar la velocidad de los autos parecen tener la clave para diagnosticar la apendicitis: entre más dolor al cruzarlos, mayor la gravedad, revela un estudio.
Policía acostado
El dolor al cruzar un obstáculo en la calle puede revelar el riesgo de apendicitis aguda.
Los científicos de la Universidad de Oxford encontraron que entre los pacientes que llegaban al hospital con dolor abdominal, aquellos que se quejaban de sentir más dolor al atravesar uno de estos obstáculos mostraron más riesgo de sufrir apendicitis aguda.
La apendicitis, la inflamación del apéndice, es una de las emergencias quirúrgicas más comunes en el mundo y sin embargo, a menudo es muy difícil diagnosticar correctamente la enfermedad.
Llevar a cabo un diagnóstico rápido es muy importante porque sin una intervención quirúrgica se incrementa el riesgo de una perforación del apéndice que puede conducir a peritonitis y sepsis, una infección potencialmente mortal.
Sin embargo, esta emergencia a menudo conduce a una apendicetomía negativa, en la que se interviene quirúrgicamente al paciente sólo para encontrar un apéndice sano y normal.
Y, por otra parte, no realizar una operación quirúrgica cuando el apéndice está inflamado puede ser peligroso o hasta letal.

Diagnóstico difícil

Por eso desde hace tiempo los investigadores están buscando formas de diagnosticar con más precisión la enfermedad, particularmente en las primeras etapas del trastorno cuando los síntomas son confusos y atípicos.
Examen de apéndice
Es muy difícil diagnosticar la apendicitis y la falta de tratamiento puede ser letal.
Los obstáculos para reducir la velocidad en las calles -también llamados policías acostados, topes, lomos de burro y rompemuelles- podrían ser una valiosa herramienta en el diagnóstico del trastorno.
Los investigadores de la Universidad de Oxford y el Hospital Stoke Mandeville, llevaron a cabo un análisis de pacientes que habían sido referidos al hospital por posible apendicitis.
El estudio, publicado en BMJ (Revista Médica Británica), involucró a 101 pacientes de entre 17 y 76 años a quienes se preguntó cómo había sido viaje al hospital.
Muchos informaron que había viajado atravesando varios obstáculos para reducir la velocidad. Y la mayoría (84%) dijo que el dolor había empeorado cada vez que cruzaban uno de estos obstáculos.
Entre los que informaron de más dolor al atravesar los obstáculos callejeros, el 97% recibió un diagnóstico de apendicitis aguda.
El 3% restante no tuvo apendicitis pero sí sufría problemas importantes como la ruptura de un quiste ovárico o problemas intestinales graves.
Los autores concluyen que aunque un incremento en el dolor al atravesar un obstáculo callejero no garantiza un diagnóstico de apendicitis, "el estudio sugiere que este hecho debería ser una parte rutinaria del análisis de pacientes con posible apendicitis".
"Parece raro, pero preguntar a los pacientes si se empeora su dolor al atravesar un obstáculo en la calle durante su viaje al hospital podría ayudar a los médicos a realizar un diagnóstico" afirma la doctora Helen Ashdown, quien dirigió el estudio.
"Esto ha resultado ser una forma muy buena de evaluar a la gente con posible apendicitis" agrega la investigadora.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Panama LO MEJOR PARA VIVIR POR SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

BRASIL CAMINÓ A LA SALVACIÓN AMEN