Dime qué música escuchas y te diré cómo eres en la cama SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

Dime qué música escuchas y te diré cómo eres en la cama SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE , INDUSTRIAL ,ESPECIALISTA EN ALIMENTOS A NIVEL MUNDIAL ,COMERCIO INTERNACIONAL ,PANAMA ,VENEZUELA ,PERU ,COSTA RICA ,USA ,LONDON,FRANCIA , ARGENTINA ,BRASIL , DUEÑO DE INDUSTRIAS PRONUTRICOS,VENEZOLANA DE GRANOS RS C.A. ,VENARROZ RSA C.A . PROAREPA, FEXTUN,

Cada género incide de una forma particular en el cerebro y en la forma en qué se encara el sexo. Así lo asegura un informe elaborado por la Universidad de Londres. ¿Fogosidad, alegría o tranquilidad? Para cada emoción, hay un ritmo particular. 

  •  
Pareja / Thinkstock Photos
Thinkstock Photos | Pareja / Thinkstock Photos
Además de usar velas aromáticas, preparar una cena deliciosa (y no muy cargada) y vestirse sexy, se debe tener  en cuenta la música que se elige a la hora de ambientar una cita. Es que cada tipo de género tiene un efecto especial en el cerebro que incidirá en la forma en que se vivirá el encuentro sexual. Al menos eso asegura un informe realizado por la Universidad de Londres, en Inglaterra.
La investigación, que llevó adelante el psicólogo Daniel Müllensiefen, fue encargada por el sitio Spotify  para estudiar la relación que hay entre la melodía y la pasión. El 40% de las 2.000 personas entrevistadas (todas del Reino Unido y de entre 18 y 91 años) aseguró escuchar música mientras tiene sexo porque, de esa manera, se siente animados de una forma especial.
“No es sorpresa que tantos entrevistados afirmaran que la música los estimulaba en el cuarto. Gracias a la investigación neurocientífica sabemos que la música es capaz de activar las mismas zonas de placer del cerebro que responde a recompensas como el sexo y la comida”, detalló Müllensiefen.
El análisis también permitió evaluar de qué manera cada género afecta a la manera en que nos desenvolvemos en la cama. ¿Es lo mismo escuchar pop, heavy metal o reggaeton? Al parecer no. Los tonos, las melodías y las letras estimulan de diferente forma al cerebro y, por ende, al modo de vincularnos con el otro. Acá, una guía para poder elegir una canción según la clase de “alegría” que se quiera experimentar.
Heavy metal.  Si sos de las personas que disfruta del sexo salvaje y sin tapujos, entonces optá por bandas como Black Sabbath, Judas Priest y Megadeath. Este tipo de género musical fomenta la segregación de testosterona y despierta el lado más indómito y agreste del deseo. La dosis de heavy metal hará que el encuentro sea muy intenso. Y como todo lo que sube baja, luego de la liberación de estrógenos se podrá alcanzar un estado de relajación absoluta.
ADVERTISEMENT
Reggaeton. Ojo con este ritmo. Si bien se lo suele considerar muy estimulante parece que no es así. Según el estudio, el reggaeton daña la parte simpática del hipotálamo, que, entre otras cosas, regula las emociones, la sensación amorosa y la satisfacción sexual. Así que lo más seguro es que después de escuchar Daddy Yankee el sexo no sea óptimo. Lo “bueno” es que este género musical también parece afectar la memoria a corto plazo, así que es probable que el encuentro fallido se borre de tu cabeza sin dejar rastros.
Rock. ¿Quién no se sometió a una sesión de Queen, Guns o Nirvana después de un intenso día laboral? Es que este tipo de género ayuda a dejar atrás las tensiones y levantar el ánimo.  De acuerdo con la investigación inglesa, escuchar rock tiene un efecto embriagador muy parecido al que genera el alcohol (en pequeñas dosis), así que Rapsodia Bohemia puede ser el ticket seguro para tener un viaje sexual liberador y relajante.
Pop y disco. Para tener sexo divertido y ameno, aunque sin demasiadas estridencias, conviene elegir sintonizar Maroon Five o Madonna. Generan alegría como si se comiera una golosina. Eso sí, al igual que el azúcar, incrementan la energía, pero sólo por un rato. Después del goce y las risas llegará la hora del descanso.  Una buena opción si después van a dormir juntos.
Música clásica. Mucho se ha dicho ya sobre este tipo de género y su efecto pacificador. Se sugiere para experimentar un encuentro lento y duradero, como el que propone el sexo tántrico.
Blues y jazz. Luces bajas, un vaso de vino y Norah Jones sonando de fondo. Sin duda el escenario ideal para disfrutar de un encuentro donde se estimulen todos los sentidos y donde el tiempo no sea un impedimento, porque la idea es que todo se va ir dando de forma pausada.
Música electrónica. ¿Buscás un rapidito? ¿Te vas a encontrar con un amante ocasional? Entonces quizás el “pum, pum” típico de este género musical sea lo que necesitás. Es que estos ritmos estimulan las hormonas energéticas que fomentan la hiperactividad.
¿Y vos qué tipo de música preferís para tener sexo? 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Panama LO MEJOR PARA VIVIR POR SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

BRASIL CAMINÓ A LA SALVACIÓN AMEN