sábado, 16 de mayo de 2015

Cosas que quizás no sabías del oro POR SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

Cosas que quizás no sabías del oro POR SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

El oro es tan denso que todas las

158.000
toneladas extraídas a lo largo de la historia podrían contenerse en un cubo cuyos lados midieran
21
metros
  • 3,5 piscinas olímpicas podrían contener todo el oro que se ha extraído
  • 1 onza de oro puede estirarse hasta tener un cable de
  • 80 kilómetros o aplastarse hasta tener una lámina de
  • 9 metros cuadrados.
¡Qué interesante! Haz clic para descubrir más cosas que quizás no sabías

Oro en el agua

Hay mucho oro en los océanos: incluso basándose en las estimaciones más conservadoras, de 10 partes de oro por mil millones de agua de mar, los océanos del mundo contendrían unos 25.000 millones de onzas de oro, ocho veces más de lo que la humanidad ha extraído en el curso de la historia.
Sin embargo, no se ha encontrado una manera lucrativa de extraerlo: 10 partes por mil millones es equivalente a media gota de agua en una piscina olímpica.
En 1897, un estafador inglés llamado Charles Fisher ofreció su máquina "acumuladora de oro". Aseguraba que sólo había que sumergirla bajo el agua durante 24 horas y emergería cubierta de copos de oro. Como era un experimentado buzo, lo que hacía era nadar hasta el fondo y cambiar la máquina original por una copia con oro.
Pero además del oro que está en el agua, hay muchos barcos que naufragaban con sus doradas cargas.
En los años 30, cuando el precio del oro subió considerablemente, se volvió rentable recobrar las barras de los buques de vapor que se habían hundido mientras transportaban el metal desde Australia y California.
En esa época Charlie Courtney era el único buzo cerrajero de Estados Unidos, así que le fue muy bien abriendo cerraduras en el fondo del mar, recuperando millones de dólares en oro para las compañías de salvamento que lo contrataban.

El oro de las ballenas

ambergris
Hay otro tipo de oro en el mar. Conocido como "oro flotante", "perlas de ballena" u "oro marino", es una sustancia grasosa que secretan los cachalotes de sus intestinos.
Su nombre oficial es ámbar gris.
Está compuesto de los residuos indigeribles de la dieta de esas ballenas, principalmente los picos de calamares gigantes. Flota en la superficie del océano donde, con el tiempo, se oxida y el agua que contiene se evapora.
Eventualmente se rompe en pedazos más pequeños y se torna gris y ceroso. Es entonces cuando empieza a oler rico, con un aroma que se describe como parecido al del pino o el tabaco.
Ese proceso toma unos 10 años.
Los científicos no están seguros de qué extremo de la ballena sale pero el ámbar gris es usado como un ingrediente para hacer perfumes y vale más de US$15 por gramo. En 2008, en Gales, dos amigos encontraron dos pedazos cuyo valor fue de US$750.000.

Plomo en oro

Burbujas de oro
En 1450, el alquemista Bernard de Treves propuso la siguiente receta para transmutar metales básicos en oro:
Tome 2.000 yemas de huevo; mézclelas con partes iguales de aceite y vitriolo (ácido sulfúrico), y cocínelo a fuego lento durante dos semanas.
Desafortunadamente, todo lo que logró fue envenenar a sus cerdos.
Pero no era el único en hacer ese tipo de experimentos: desde el rey Carlos II hasta Isaac Newton lo intentaron.
Si bien las yemas no se tornaron en oro, lo que sí se podría transmutar es el plomo.
El núcleo del átomo de plomo tiene 82 protones. El del oro, 79 protones.
Todo lo que habría que hacer es eliminar tres protones del plomo.
Desafortunadamente, eso sólo se puede hacer en un reactor nuclear y eso implica que todo el oro que se creara sería radioactivo, y por ende, no muy valioso.
La salud es la verdadera riqueza, no las piezas de oro o plata"
Mahatma Gandhi (1869 - 1948)
THINKSTOCK
¡Qué interesante! Haz clic para descubrir más cosas que quizás no sabías
QI es un programa de la BBC cuyo lema es que "todo es interesante". Y sorprendente, pues a menudo descubrimos que lo que "todo el mundo sabe" es errado y que lo que no sabemos es fascinante.
Pronto volveremos con QI. Entre tanto, puedes visitar qi.com. La editorial Faber publica aplicaciones y libros de QI en inglés y la editorial Paidós, libros en español ("El pequeño gran libro de la ignorancia").