miércoles, 10 de junio de 2015

¿Qué son y para qué sirven las células "James Bond?" por SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

¿Qué son y para qué sirven las células "James Bond?" por SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

Recopilar información sobre el enemigo para poder trazar un plan a fin de proteger a Reino Unido de cualquier amenaza. En eso consiste, en pocas palabras y a rasgos generales, el trabajo del espía más famoso del mundo: James Bond.
Pues bien, el cuerpo humano también cuenta con sus propios espías.
Son las células dendríticas características del sistema inmunitario.
Su trabajo es el de recopilar información sobre virus, bacterias, células tumorales, etc. para organizar la respuesta con el fin de mantener el organismo sano.
Lea también: Consiguen activar el sistema inmune contra el cáncer
Shalin Naik, del Instituto Walter and Eliza Hall de Melbourne, en Australia, describe a las células dendríticas como el James Bond del sistema inmunológico.

Cómo funcionan

"Las células dendríticas son las células que acopian información y educan al sistema inmune", dijo a la revista Nature Immunology.
Los expertos creen que conocer más sobre las células espías podría servir para diseñar mejores tratamientos para las enfermedades autoinmunes.
"Ellas les dicen a las células T y NK que combaten las infecciones cómo son un virus, una bacteria, un hongo o el cáncer para que sepan qué tienen que buscar en la lucha contra la enfermedad", explicó.
Los investigadores del Instituto Walter y Eliza Hall han hecho importantes contribuciones a la comprensión de la biología de las células dendríticas durante más de 40 años.
Durante este tiempo revelaron que hay diferentes subtipos de células dendríticas, cada uno de ellos preparado para reconocer ciertos tipos de infecciones.
También descubrieron a los progenitores que son los que producen las células dendríticas.

Mejor respuesta inmune

Ahora, un estudio del Instituto Walter y Eliza Hall y de la Red de Inmunología de Singapur publicado en Nature Immunology, halló que no hay una sola célula madre para todos los subtipos de células dendríticas, sino en su lugar un progenitor distinto para cada subtipo individual.
Como los espías, las células dendríticas recopilan información valiosa para luchan contra enfermedades.
Un descubrimiento que creen podría servir para diseñar mejores tratamientos para las enfermedades autoinmunes.
"Una célula progenitora puede producir múltiples células hijas. La supresión de un progenitor creador del subtipo de células dendríticas implicados en la causa del lupus, por ejemplo, podría ser una forma eficaz de tratamiento de enfermedades autoinmunes y reducir al mínimo el impacto en el resto del sistema inmune", dijo Florent Ginhoux, de la Red de Inmunología de Singapur (SIgN).
"Si aprendemos a controlar las células dendríticas, podríamos fortalecer nuestra respuesta inmune a la infección cuando sea necesario o debilitar la acción de ciertas células inmunes que atacan los tejidos del propio cuerpo en la enfermedad autoinmune".
Según Ginhoux, la producción extra de determinadas células dendríticas podría mejorar la respuesta inmune a las infecciones o vacunas.
El investigador asegura que el descubrimiento "permitirá a los científicos encontrar maneras de ajustar nuestra respuesta inmune con la mayor exactitud y precisión".