miércoles, 29 de julio de 2015

El falsificador de arte en China que vio sus propias copias falsificadas POPR SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

El falsificador de arte en China que vio sus propias copias falsificadas  POPR SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

Cuadros de Qi Baishi
Entre los cuadros que se copiaron se encuentran las obras del maestro Qi Baishi.
Un hombre en China reconoció haber robado más de 140 pinturas de maestros de su país de una universidad para reemplazarlos con copias hechas por él mismo.
Y para muestra del descontrol estado del asunto de las falsificaciones en el gigante asiático, algunas de esas copias fueron, a su vez, falsificadas.
Lea: El pueblo chino dedicado a copiar obras de arte famosas
Xiao Yuan, de 57 años, que fungió como curador de la Academia de Bellas Artes de Cantón, en el sur de China, vendió 125 de los cuadros en más de US$6 millones.
En su defensa, el acusado le dijo al tribunal popular intermedio de Cantón que ya existían falsificaciones en el depósito cuando empezó a trabajar allí.
Xiao será sentenciado más tarde.

"Muy mal hechas"

Tribunal popular en Guangzhou
Xiao dijo al tribunal popular en Cantón que, cuando empezó a trabajar, ya había falsificaciones de los cuadros.
El curador, que tenía la llave del depósito de la universidad, empezó a sustituir las obras famosas de maestros como Zhu Da, Qi Baishi y Zhang Daqian durante dos años, a partir de 2004.
Otras 18 pinturas que robó están valoradas en más de US$11 millones, según la fiscalía. Entre las obras se encuentra Rocas y Aves del pintor y calígrafo del siglo XVII Zhu Da.
Entre 2004 y 2011, vendió 125 cuadros, incluyendo paisajes y caligafías, y utilizó los ingresos para comprar propiedades y más obras de arte.
Xiao abandonó el puesto en la universidad en 2010 y fue entonces cuando se empezaron a hacer acusaciones en su contra ante la policía.
Lea: Cierran museo en China por falsificaciones de bajo cuño
En 2012, la agencia noticiosa china Xinhua informó que la falsificación de arte en el país se estaba volviendo "cada vez más desenfrenada".
Este año, China se convirtió en el mercado más grande de arte y antigüedades del mundo, según la Fundación Europea de Bellas Artes.
Xiao se declaró ante el tribunal popular intermedio culpable de un cargo de corrupción. Pidió disculpas aunque objetó algunos de los detalles de la fiscalía.
Y dijo que durante el tiempo que estuvo en el cargo, se sorprendió de ver que sus propias copias también estaban siendo robadas y sustituidas con copias de las mismas.
Agregó no saber quién había falsificado sus falsificaciones pero señaló que los estudiantes y profesores tenían fácil acceso a las pinturas y las podían sacar de la misma manera que toman libros prestados de la biblioteca.
"Me di cuenta que alguien estaba reemplazando mis pinturas con las suyas propias porque podía apreciar claramente que estaban muy mal hechas", afirmó.