jueves, 27 de agosto de 2015

La «teoría del ciclo» predice el comienzo de otra crisis financiera POR SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

La «teoría del ciclo» predice el comienzo de otra crisis financiera POR SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

La «teoría del ciclo» predice el comienzo de otra crisis financiera© efe La «teoría del ciclo» predice el comienzo de otra crisis financiera

La «teoría del ciclo» predice el comienzo de otra crisis financiera



Cuando en Europa se empieza a salir de la crisis económica que estalló en 2008 y en Estados Unidos se da por superada, los autores de la «teoría del ciclo» alertan de un nuevo derrumbe financiero mundial que se originaría a partir del próximo octubre. En base a cálculos matemáticos, este modelo económico defiende que alrededor de cada 8,6 años se produce una deblace bursátil inherente al sistema capitalista.
El padre de esta teoría, el economista Martin Armstrong, defiende que la crisis provendrá de los gobiernos y que pasará de la política a la economía para producir un colapso en el mercado de bonos de deuda. Por su parte, el economista Larry Edelson habla de un colapso de la solvencia de los gobiernos y del desplome del sistema financiero japonés.
La «teoría del ciclo» vuelve a estar de actualidad con las últimas caídas de las Bolsas mundiales contagiadas por las pérdidas de los mercados asiáticos. La caída de la Bolsa china se ha contagiado a Japón, las plazas europeas y Wall Street. El Ibex 35 sufrió el pasado lunes el mayor desplome en tres años.
Los expertos financieros debaten ahora si el derrumbre de los últimos días en las Bolsas mundiales supone la antesala de un nuevo crac económico o forma parte de un proceso de correción de la burbuja bursátil que se ha creado en China.
El último crac económico mundial se originó en Estados Unidos en agosto de 2007 a partir del derrumbe de la burbuja cimentada sobre las hipotecas «subprime» o basura. La crisis se extendió a Europa y se dejó notar primero en forma de crisis bursátil en enero de 2008 (el Ibex 35 cayó un 7,53% el día 21 de este mes). Siete años y medio después, Europa aún no ha logrado volver al ritmo de crecimiento anterior mientras que Estados Unidos (con unas leyes laborales y una política monetaria mucho más flexibles) sí ha logrado enderezar su economía.