domingo, 30 de agosto de 2015

¿Por qué Apple rompió su inconmovible hermetismo? POR SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

¿Por qué Apple rompió su inconmovible hermetismo? POR SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

Tim Cook de AppleImage copyright Getty
Image caption Los comentarios de Tim Cook parecieron calmar a los inversionistas con respecto al crecimiento de Apple en China.
Se trata posiblemente de una de las compañías más herméticas del mundo. Apple nunca habla, oficial o extraoficialmente, de los productos que está próxima a sacar.
Naturalmente, la empresa tiene que actualizar a los mercados cada trimestre de su desempeño financiero, pero aun así reina la parsimonia: no hubo cifras de ventas del Apple Watch en el más reciente informe trimestral.
Sorprende, entonces, que esta semana el gerente ejecutivo decidiera compartir una información bastante sensible con un periodista de TV.
Lea: Por qué a Apple le preocupa ganar demasiados miles de millones de dólares
El lunes, cuando los mercados globales entraron en pánico sobre China y las acciones de Apple se hundieron, Tim Cook respondió a un correo electrónico de Jim Cramer, el excéntrico presentador del programa financiero Mad Money de la cadena CNBC.
Jim CramerImage copyright Getty
Image caption El gerente ejecutivo de Apple compartió la información por correo electrónico con el excéntrico presentador de TV Jim Cramer.
Aquí puedes leer lo que dijo en este tuit de un empleado de CNBC, pero la respuesta clave fue la siguiente: "Le puedo decir que hemos continuado experimentando un fuerte crecimiento de nuestro negocio en China durante todo julio y agosto".
El mercado, en el que las acciones de Apple habían bajado 10% al inicio de actividades, respondió rápidamente, y la compañía recuperó US$78.000 millones de la pérdida de su valor bursátil.

¿Violación del reglamento?

Apple WatchImage copyright Getty
Image caption La empresa no mencionó las cifras de ventas de Apple Watch en su último informe trimestral.
Ahora, hay reglas estrictas en Reino Unido y Estados Unidos sobre la divulgación de información financiera sensible.
Se supone que todos deben recibir los datos al mismo tiempo, así que ofrecer algo tan importante como esto a un presentador de TV parece, dicho de la mejor manera, poco convencional.
El ente regulador en EE.UU., el Securities and Exchange Commission (SEC), tiene reglas respecto a la divulgación imparcial que señalan que cuando "información material no pública" es compartida con individuos como analistas del mercado, "el emisor debe hacer una divulgación pública de esa información".
Lea: Al Apple Watch no le gusta tu tatuaje en la muñeca
Supongo que, como el correo electrónico no contenía cifras, Apple podría argumentar que la información no era material y que el presentador de TV en cuestión no era un analista del mercado.
Pero el impacto que tuvo sobre las acciones de Apple dice otra cosa.
Los inversionistas estaban muy preocupados sobre si el crecimiento de Apple en China continuaba y la duda les fue resuelta.
Tal vez Tim Cook ha decidido que CNBC es una vía más eficiente para sacar la información al mercado que hacerlo a través de un despacho del SEC.

Apple y la bolsa

Lo que también es extraño del comportamiento de Tim Cook es que estuviera preocupado sobre los altibajos del precio de las acciones de Apple.
Entre finales de 2012 y el primer semestre de 2013, cuando el mercado se desencantó de la empresa y sus acciones cayeron 40% de su precio más alto, los ejecutivos de Apple demostraron una notable sangre fría.
Tim Cook y su equipo sabían que la innovación no se había frenado y que había nuevos productos programados. Parecían confiados en que los inversionistas tarde o temprano se darían cuenta del error en su estrategia. Lo que sucedió eventualmente, enviando las acciones a nuevas alturas récord.
Apple en la bolsaImage copyright Getty
Image caption Los ejecutivos de Apple mantuvieron silencio cuando sus acciones bajaron en 2013.
Es cierto que el valor bursátil de Apple ha caído 25% de su punto más alto en mayo pero, sin duda, Apple podría simplemente esperar los resultados del próximo trimestre y a que supuestamente salga el nuevo iPhone en septiembre para que todo quede bien otra vez, ¿no?
Esta es una compañía que se jacta de forjar su propia ruta, sorda al bullicio diario de los mercados.
Tal vez el hecho que ahora parece estar prestándole atención a ese ruido es lo que realmente debería preocupar a los inversionistas.