jueves, 15 de octubre de 2015

¿Los robots destruyen empleos humanos? Los datos lo ponen en duda POR SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

¿Los robots destruyen empleos humanos? Los datos lo ponen en duda POR SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE



A staff member stands next to robots at a plant of Kuka Robotics in Shanghai August 13, 2014.© REUTERS/Pete Sweeney A staff member stands next to robots at a plant of Kuka Robotics in Shanghai August 13, 2014. Los robots están dando un impulso a la productividad en todas las fábricas del mundo. ¿Significa esto menos puestos de trabajo para los seres humanos?
Distintos países están adoptando los robots a diferentes velocidades; parte del más rápido crecimiento se da en Asia, particularmente en China. Pero si los robots son los autómatas que acaban con los empleos, cómo los caracterizan algunos, uno debería estar viendo máquinas por todas partes y una mayor pérdida de puestos de trabajo. Pero no es así de simple.
No hay ninguna relación numérica evidente entre los cambios en el mercado laboral industrial y el uso de robots, dice Marcos Muro, investigador de Brookings Institution. En una entrada de su blog, él y su colega Scott Andes analizaron un reciente informe de dos economistas europeos que encontraron que en décadas recientes los robots aumentaron la productividad en 17 países. Luego analizaron la relación entre la automatización y la pérdida de empleos en algunos de los mayores usuarios de robots.
Encontraron que entre 1996 y 2012, algunos países que adoptaron los robots a un ritmo mucho mayor que EE.UU., incluyendo Alemania y Corea del Sur, perdieron muchos menos empleos. Al mismo tiempo, Gran Bretaña y Australia están por detrás de EE.UU. en uso de robots, pero han sufrido pérdidas de empleo más profundas.
Después hicieron la pregunta de otra manera: ¿cuántos puestos de trabajo perdería un país si la caída del empleo industrial fuera proporcional al crecimiento de los robots? Una vez más, no hay un vínculo claro. “Según esta métrica, EE.UU deberían haber perdido un tercio más de puestos de trabajo de manufactura que los que realmente perdió y Alemania debería haber perdido 50% o más, mientras que el Reino Unido perdió cinco veces más de lo que debería” haber perdido, escribieron.
“Esto no significa que la robótica no vaporice empleos”, dice Muro. Simplemente no hay evidencia de que más robots equivalgan a más pérdidas de empleos. Muchos otros factores, como el cambio de los costos laborales y la cotización de la moneda, influyen en la salud del sector manufacturero de un país. Sin embargo, muchos expertos temen que la automatización y la robótica estén en un punto de inflexión y que pronto empiecen a eliminar puestos de trabajo más rápido y en una franja más amplia de la economía. Otros insisten en todo esta preocupación está fuera de lugar: la automatización, dicen, liberará a los trabajadores para hacer otro tipo de tareas, lo que generará más prosperidad.
“Simplemente estamos argumentando que el debate (sobre la pérdida de puestos de trabajo) se ha puesto muy por delante de los datos”, dice Muro.