jueves, 31 de diciembre de 2015

¿Por qué nos resulta tan odioso Steve Jobs? POR SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

¿Por qué nos resulta tan odioso Steve Jobs? POR SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE



 
 



Collage de Yelena Smith© Proporcionado por Prisa 

"Puede que algunos aspectos de su personalidad fueran crueles. ¿Realmente era necesario tratar a la gente así? Quizás no. Pero la personalidad y los logros van unidos. Tenía una visión, y pasó unos 40 años persiguiéndola. Y eso me parece una hazaña". Así exonera Michael Fassbender al personaje que interpreta de manera brillante en Steve Jobs, el biopic dirigido por Danny Boyle. El razonamiento del actor no es nuevo. Desde su fallecimiento, el fundador de Apple ha sido elevado a los altares como modelo de emprendedor, como líder y como visionario modélico. Sus pecados han sido perdonados. Pero no olvidados. La película de Boyle, un documental de Alex Gibney y El libro de Steve Jobs (Malpaso), de Brent Schlender y Rick Tetzeli, nos recuerdan los básicos.
Jobs fue un manipulador extremo. Incluso antes de empezar en Apple. En el reciente documental Steve Jobs, the man in the machine, de Gibney, se puede ver a un apesadumbrado Steve Wozniak, cofundador de Apple y amigo de Steve Jobs, confesar que su compañero le engañó en el primer proyecto en el que colaboraron, cuando ambos trabajaban para Atari. Los jefes de Jobs le pidieron un diseño para la máquina recreativa del videojuego Breakout, y este pasó la pelota a su compañero, obviando que a los dos les habían prometido un bonus de 100 dólares por cada chip eliminado de una máquina anterior que servía de prototipo. Wozniak consiguió quitar 50 piezas, pero no vio ni uno solo de los 5.000 dólares: Steve le dio un cheque de 375 y se quedó con el resto.