viernes, 22 de abril de 2016

Ataque al corazón Cómo confundí un ataque al corazón con una indigestión POR SARKIS ARSLANIAN

Cómo confundí un ataque al corazón con una indigestión POR SARKIS ARSLANIAN





Melanie MullyImage copyright Melanie Mully
Image caption Melanie experimentó varios síntomas de un ataque cardíaco pero pensó que se trataba de una indigestión. Su caso no es aislado.

Confundir un ataque cardíaco con una indigestión es más habitual de lo que pudiera parecer.
Efectivamente, no todos los ataques al corazón comienzan con el punzante dolor en el pecho con el que a menudo los vemos representados en las películas.
Y los síntomas no son iguales en todas las personas.
"Muchos comienzan lentamente, con dolor y molestias leves; otros se conocen como 'silenciosos', pues no causan síntomas", explican los expertos del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de Estados Unidos (NHLBI, por sus siglas en inglés).
Y, en otras ocasiones, se asemejan a una indigestión o acidez estomacal.
Eso fue precisamente lo que le sucedió a Melanie Mully.
Por suerte, una llamada fortuita le salvó la vida.

¿Indigestión?





Cómo confundí un ataque al corazón con una indigestiónImage copyright thinkstock
Image caption Confundir un ataque al corazón con una indigestión es más habitual de lo que parece.
Parecía un día como otro cualquiera.
Melanie, de 38 años había salido de compras con su hija Alice, que entonces tenía 11 meses.
De repente, se sintió mareada y comenzó a sentir un dolor como de indigestión.
"En un momento dado me dio un sofoco y comencé a sudar de repente", le contó Melanie a la BBC.
Melanie comenzó a sentirse mal, pero al poco se le pasó y decidió no prestarle demasiada atención a su malestar.

Los síntomas de un ataque cardíaco

Dolor en el pecho
(el más frecuente)
Otros dolores:
Brazos, cuello, mandíbula o estómago
  • Dificultad para respirar
  • Sensación de mareo
  • Sudoración, náuseas y/o vómitos
thinksock
"Más tarde, subiendo una cuesta mientras empujaba el carrito del bebé, comenzaron a dolerme los brazos", relata.
Pero en ningún momento pensó que se trataba de un ataque al corazón.
"No conecté una cosa con la otra", explica Melanie.
"Simplemente pensé que me pesaba el carrito y que era normal porque estaba subiendo la cuesta".
Ese día terminó en el hospital, donde pasó tres semanas, tras un coma inducido.
De hecho, tuvo que posponer su boda, que iba a tener lugar cinco días más tarde del accidente, y también las celebraciones del primer cumpleaños de su hija.
Melanie sufrió tres síntomas típicos de un ataque al corazón (mareo, sudoración y dolor en el brazo y el estómago), pero no lo vio venir, a pesar de estas claras señales de advertencia.




Ataque al corazónImage copyright thinkstock
Image caption El dolor en el brazo es uno de los posibles síntomas.
Y su caso no es aislado.
De acuerdo con una nueva investigación de la Fundación Británica del Corazón (BHF, por sus siglas en inglés), la mitad de quienes sufren un ataque cardíaco tardan días en buscar tratamiento médico y más del 80% no reconocen los síntomas.

Atento a las señales

"No todas las personas que tienen un ataque cardíaco tienen síntomas típicos", explican desde el NHLBI.
Y advierten: "Cuantos más signos y síntomas tengas, más probable será que te esté dando un ataque cardíaco".
De acuerdo con los especialistas, los síntomas "pueden presentarse de repente, pero también pueden aparecer lentamente, desde horas, días e incluso semanas antes del ataque".
Los expertos advierten que es necesario conocer bien los signos de alerta para poder "buscar ayuda cuanto antes".




Ataque al corazónImage copyright thinkstock
Image caption Los especialistas aconsejan conocer bien las señales de alerta y actuar rápidamente.
"Cuanto más pronto obtengas ayuda de urgencias, menos daño sufrirá el corazón", agregan.
En el caso de Melanie, fue una llamada de teléfono lo que le salvó la vida.
"Llamé a una amiga, pero no recuerdo nada de esa conversación. Me dijo que no hablaba claramente y que se dio cuenta de que algo malo estaba pasando", cuenta Melanie.
"Afortunadamente, mi amiga llamó a los servicios de emergencia, que llegaron a mi casa en 10 minutos".
Han pasado cinco años desde el incidente y, aunque sus recuerdos de ese día están "un poco borrosos", Melanie no ha olvidado la lección.
"Trato de vivir cada día al máximo y me siento muy afortunada por estar viva. Todo podría haber terminado mucho peor".