viernes, 4 de noviembre de 2016

La premiada “incubadora de vida” con la que unos investigadores de Chile buscan revolucionar la agricultura mundial POR SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

La premiada “incubadora de vida” con la que unos investigadores de Chile buscan revolucionar la agricultura mundial POR SARKIS ARSLANIAN BEYLOUNE

Miembros del equipo BioNurse recibiendo el premio Ray of Hope en CaliforniaImage copyright Biomimicry Institute
Image caption El equipo BioNurse de Chile recibió en California el premio de diseño inspirado en la naturaleza Ray of Hope.
¿Cómo es posible lograr que en las condiciones más hostiles prospere la vida?
Un equipo de Chile se inspiró en una planta de los Andes y desarrolló un sistema que permite a las plantas crecer en terrenos absolutamente degradados.
La creación le valió a los investigadores chilenos un prestigio premio internacional, el Biomimicry Global Design Challgenge, Desafío Global de Diseño de Biomímesis, como se denomina al diseño inspirado en la naturaleza.
El equipo multidisciplinario, llamado BioNurse, es un proyecto del Centro Regional de Innovación Hortofrutícola Ceres, de la Universidad Católica de Valparaíso, e incluye desde agrónomos y biólogos a arquitectos y diseñadores industriales.
La invención se llama BioPatch y podría jugar un papel crucial para restaurar suelos degradados y aumentar la producción de alimentos en diferentes países del mundo.

Incubadora

"BioPatch es una incubadora de vida", dijo a BBC Mundo Camila Hernández, diseñadora industrial y cofundadora del equipo BioNurse.
Cono incubador de semillas BioPatchImage copyright BioNurse
Image caption La base de materiales biodegradables va acompañada de un cono que da el cobijo óptimo para el desarrollo de las plantas.
"Consiste en una base 100% biodegradable capaz de cobijar plantas escogidas por sus raíces que pueden restaurar biológicamente suelos degradados".
La base va acompañada de un cono que da el cobijo óptimo para el desarrollo de estas plantas en los campos agrícolas, específicamente en los espacios altamente compactados y degradados que necesitarán de la ayuda de BioPatch, explicó Hernández.
En una base creada con material orgánico como tallos de maíz se coloca tierra en la que crecerán las plantas. BioPatch las cobija aportando los necesarios nutrientes y microbios, dirigiendo el agua a la raíces. Y un cono las protege de vientos y radiación solar
BioPatch es colocado luego sobre el terreno. El material orgánico que da estructura a la base y cono se biodegrada, y después de un año las raíces de las plantas ya fuertes para establecerse en el terreno, restauran el suelo.

Parche de vida

"Al exponer las plántulas a una mezcla de nutrientes se mejora la capacidad del suelo para retener agua, nutrientes y microorganismos. Biopatch ayuda al establecimiento de plantas escogidas por las formas de sus raíces y sus óptimos desempeños en estudios de restauración biológica de suelo realizados por el Centro Ceres", señaló Hernández.
Base de la incubadora de plantas BioPatchImage copyright BioNurse
Image caption La base de BioPatch es de materiales biodegradables como tallos de maíz.
Mano vertiendo tierra sobre la base de BioPatchImage copyright BioNurse
Image caption En ella se coloca la tierra que aportará nutrientes y microorganismos a las plantas.
Base de BioPatch con plantasImage copyright BioNurse
Image caption Las plantas crecerán condiciones óptimas y luego de un año la base se degrada y las raíces ya bien desarrolladas restauran el suelo.
"Después de un año, las plantas que crecen dentro de BioPatch serán capaces de reproducir las mismas condiciones de una manera natural. Generando un parche de biodiversidad en los cultivos".
"Las plantas escogidas, con sus raíces lograrán restaurar y establecerse en los suelos compactados, creando un parche de vida que en un año permitirá que un nuevo árbol pueda establecerse. contribuyendo a generar un sistema agrícola más saludable y resiliente".
Con cerca del 25% de los suelos del mundo degradados, BioPatch ofrece una manera asequible y ambientalmente amigable para retornar la vitalidad de sus suelos.

Inspiración en los Andes

El equipo BioNurse se inspiró en la yareta(Azorella compacta), una planta de los Andes.
Yareta, planta de los AndesImage copyright BioNurse
Image caption El diseño se inspiró en la yareta, una planta que brinda cobijo para la instalación y permanencia de otras especies en el ecosistema.
"El diseño inspirado en la naturaleza permitió la abstracción de los principios de resistencia y protección en condiciones adversas de las plantas nodrizas de la cordillera de los Andes, tal como lo es la yareta, las cuales funcionan como facilitadoras de procesos ecológicos brindando un cobijo para la instalación y permanencia de otras especies en el ecosistema".
Plantas como la yareta brindan las condiciones óptimas a diferentes plantas y semillas para que crezcan en suelos degradados.
"A través de este patrón de cobijo, se busca propiciar el espacio para el desarrollo y crecimiento de la vida en los espacios degradados de los huertos frutales".

Salir a observar la naturaleza

El centro Ceres venía estudiando durante años la capacidad de ciertas plantas para restaurar los suelos através de la morfología de sus raíces.
Ing. agrónomo Carlos Sabaina junto a agricultores.Image copyright BioNurse
Image caption El agrónomo Carlos Sabaina, profesor de la escuela de agronomía de la universidad Católica de Valparaíso, izq., integra el equipo. Los agricultores que nos ayudan a testear Biopatch ya se encuentran asociados al Centro Ceres.
"Es por eso que al saber sobre el concurso de biomímesis, un equipo transdiciplinario nos planteamos salir a observar otros patrones que podrían ayudar a brindar el espacio optimo para el desarrollo de estas plantas. ¿Dónde se generan espacios óptimos para el desarrollo de la vida en la naturaleza?
El equipo esta compuesto por dos diseñadoras industriales, Herndez, y Camila Gratacos, cuatro ingenieros agrónomos, Eduardo Gratacós, director del Centro Ceres y profesor de la escuela de agronomía de la universidad Católica de Valparaíso, Carlos Sabaini, también profesor allí, Francisca Carvajal, y Víctor Vicencio. Y un arquitecto, Tomás Cáceres.

Nueva visión del suelo

Hernández estudió diseño y arquitectura de la Universidad Católica de Valparaíso.
"Siempre nos incentivaron a observar prolongadamente antes de diseñar. Mi amor por la naturaleza desde pequeña, desvió mis observaciones principalmente hacia ella, incluyendo al humano. Gracias a esto, terminados mis estudios tuve el privilegio de entrar al Equipo de Restauración Biológica de Suelos del Centro Ceres".
Camila Hernández y Camila Gratacos con el premio Ray of HopeImage copyright Institute of Biomimicry
Image caption Camila Hernández y Camila Gratacos son diseñadoras industriales. En el equipo BioNurse también hay cuatro agrónomos y un araquitecto.
"Esto fue lo que me abrió una nueva visión del suelo, donde comencé a entender sus cruciales procesos de vida y de que como finalmente todos los procesos naturales están relacionados".
Para Hernández, el trabajo multidisciplinario fue fundamental para generar "debates, diseños y conversaciones maravillosas"
"Pero lo principal es confiar en lo que uno sabe y que tu equipo a la vez confíe en ti, ya que la cooperación es la clave del éxito. Como en el bosque".

Apuesta al mercado

"El próximo año lo planteamos para poner en marcha el proyecto a escala de mercado", señaló Hernández.
"Y los agricultores que nos ayudan a testear Biopatch, ya se encuentran asociados al Centro Ceres".
Jóvenes con BioPatchImage copyright BioNurse
Image caption El premio ayudará a poner en marcha el proyecto a escala de mercado.
El equipo BioNurse es el primer ganador del nuevo premio Ray of Hope o Rayo de Esperanza, que conceden conjuntamente la Fundación Ray C. Anderson y el Instituto de Biomimesis, Biomimicry Institute, en Estados Unidos.
Los investigadores chilenos recibieron en California su galardón, que incluye un premio de US$100.000.
"Lo que impresionó a los jueces es como BioNurse utiliza la biomímesis en múltiples niveles. Y creemos que este sistema puede escalarse para tener un impacto significativo en áreas del mundo en que la agricultura está limitada por la pobreza de los suelos", dijo John A Lanier, director de la Fundación Ray C Anderson.
BioPatch junto a tronco de un árbol en un terreno degradadoImage copyright BioNurse
Image caption BioPatch permite el establecimiento de plantas en terrenos altamente degradados.
Hernández asegura que el sistema fue desarrollado para que pueda ser replicable en distintos climas o países, "donde de seguro surgirán nuevas ideas y nuevas plantas. Ya que el principal desafío del producto es restaurar suelos a través de la vida, la creatividad de las personas es infinita".
Para la investigadora chilena, "nuevos productos alineados a la sustentabilidad y la biomímesis podrán seguir ayudando hacer realidad el cambio que necesitamos, para generar un nuevo modelo de agricultura que apunte a la salud y el bienestar del planeta".